Pensamientos de amistad: El verdadero valor de un amigo

En mundo tan agitado y complicado las relaciones humanas sinceras pueden pasar a un segundo plano. De hecho, muchos jóvenes pueden adquirir malos hábitos para distraerse de un entorno tan convulsionado y las drogas, la bebida y otras actividades perniciosas pueden darle un alivio inmediato pero a un costo muy alto, incluso su propia vida. Sin embargo existen otras formas de enfrentar la vida con un enfoque positivo y enriquecedor, pues nada puede subirte más el ánimo y ayudarte a sortear las peligrosas aguas de la cotidianidad que un verdadero amigo.

pensamientos-valor-amista
pensamientos

La amistad es una de las experiencias más básicas e imprescindibles del ser humano. En efecto, todas las religiones del mundo han descrito la importancia de este tipo de relaciones, pues suponen una forma de conocerse a sí mismo, compartir con el otro y crear una red de apoyo mútuo y sincero. Los seres humanos somos animales sociales, por lo que mantener una amistad verdadera y honesta es imprescindible para enfrentar la vida y aprender habilidades que harán nuestro paso por la existencia mucho más agradable.

Crear y mantener una amistad sincera implica comprender al otro e involucra un complejo sistema de emociones como intereses mutuos, afecto, estima, respeto y la habilidad de apoyar a otras personas en caso de ser necesario, pues una de las características básicas de la amistad es la reciprocidad, ya que debemos dar a medida que recibimos. Ser amigo de alguien supone un intercambio constante: de cariño, soporte emocional, consejos, alegrías y hasta tristezas.

Del mismo modo, la amistad supone incondicionalidad. Aspectos como el nivel socioeconómico, cultural o superficial se dejan de lado, pues la idea fundamental es compartir con la otra persona a un nivel mucho más profundo y es esto lo que crea lazos indestructibles que se mantienen en el tiempo. Estos beneficios, y todos aquellos detalles que comparten día a día, son los que otorgan el verdadero valor de la amistad; pues no se trata sólo del beneficio inmediato de la compañía y de la calidez sino que cada persona que es parte de tu vida se convierte en un maestro que te enseña a conocerte a tí mismo cada segundo, a compartir de forma desinteresada y te recuerdan que el cariño sincero existe. La amistad es sencillamente invaluable, así que agradécele a cada uno de tus amigos el compartir su tiempo contigo.

 

Pensamientos de amistad: Consejos para ser un buen amigo

Muchos poetas y escritores han descrito la amistad como uno de los lazos más fascinantes que pueden surgir entre dos personas. Es una cosa maravillosa poder integrar a alguien en tu vida y lograr compartir a un nivel tan profundo que a veces las palabras no son necesarias. Sin embargo, muchas personas descuidan estas relaciones y se diluyen en el tiempo; quizás porque desconocen las claves que ayudan a fortificar los lazos y hacerlas imperecederas. Lee estos consejos para ser un buen amigo y mejora tus relaciones con esas personas que son de la familia que escogiste.

pensamientos cuidar amistad como ser un buen amigo
pensamientos

Admíralo: si tu amigo es bueno en algo, no te limites a alabarlo o felicitarlo en persona, aprovecha para hablar bien de su talento cuando no esté. Le ayudarás a ser reconocido por otras personas y además darás una buena impresión de tí mismo.

No le critiques abiertamente en público: esto puede herir sus sentimientos y hacer que te perciba como una persona que busca hacerle mal, aunque no sea tu intención. Es más sensible y delicado hablar con tu amigo en privado si deseas hacerle alguna crítica.

Ponte en sus zapatos: Es importante aprender a ver el mundo desde la perspectiva del otro, sobre todo si está en una situación difícil. Trata de comprender sus problemas para que puedas ayudarlo o confortarlo lo mejor posible. Escúchalo sin interrumpirle y busca entenderlo antes de dar un consejo.

Aconseja para evitar errores: si tu amigo está haciendo algo muy mal y puede meterse en problemas (por ejemplo, va a ser infiel, está consumiendo drogas o está en malas compañías) es tu tarea hablar con él y hacerle ver su error. Quizás no se ha dado cuenta de su equivocación o no ha sopesado la gravedad del asunto. Deja que te explique, trata de entenderlo y dale tu opinión.

Evita el ego: nunca dejes que tu ego o tu orgullo dañen tu relación. No tienes que molestarte si no puede atenderte inmediatamente o evitar pedir disculpas si cometiste un error. El ego y el orgullo deben dejarse de lado en una amistad honesta para dar paso a la autenticidad.

Enseña cosas buenas: comparte tus conocimientos, tu energía positiva, se alguien que enriquezca la vida de un amigo.

Pensamientos positivos: El verdadero valor de las cosas

A menudo pasamos el día quejándonos porque no podemos obtener las cosas que queremos. A veces se trata de un auto nuevo, una mejor computadora, la ropa de moda o tal vez una mejor casa. Creemos que el verdadero valor de las cosas viene dado por la etiqueta que marca el precio o las horas que debes trabajar para poder tener ese objeto que tanto deseas. Sin embargo, pocas veces nos detenemos a pensar en lo afortunados que somos.

pensamientos positivos el verdadero valor de las cosas
Pensamientos

Según las estadísticas económicas mundiales, si tenemos un techo sobre nuestras cabezas, comemos tres veces al día y tenemos algo de cambio en el bolsillo pertenecemos al 25% de personas privilegiadas en el mundo. En efecto, si alguna vez has hablado con una persona que haya pasado por una mala racha y ha perdido su hogar o si tú creciste en circunstancias difíciles debes estar familiarizado con la terrible angustia de no saber qué será de tu vida al día siguiente. Cuando evalúas tu vida actual desde esa perspectiva, te das cuenta de que tus necesidades básicas de supervivencia están completamente cubiertas y tienes todo para ser feliz, sólo te falta la actitud.

El valor de las cosas no está dado por el dinero, sino por las funciones que cumplen en tu vida. Si tuviste una vida dura, sabes que es así pues el no tener mucho te ayuda a evaluar de forma objetiva tus necesidades, aprendes a priorizar tus gastos y aprendes a apreciar esos pequeños detalles. Si comes chocolates todos los días, es sólo un postre más y ya, pero si sólo puedes comerlo en ocasiones especiales se convierte en algo único y maravilloso, puedes apreciar su sabor y textura al máximo y guardas el momento en tu corazón.

Es por ello que en esta vida sencilla, en la que tenemos acceso a cientos de cosas es sencillo dejar de apreciar las cosas pequeñas y sencillas que bendicen nuestra existencia. Desde el plato de comida que tienes ante ti hasta privilegios como una computadora y una conexión a internet, que te permite tener el mundo entero al alcance de un click. De allí la importancia de reevaluar y plantearnos los verdaderos objetivos de nuestra existencia: ¿trabajas para tener un montón de dinero y abandonas tu familia? ¿La frustración de no tener todo lo que crees necesitar no te permite disfrutar el presente? ¿Le enseñas eso a tus pequeños?. Abandonar el apego hacia las posesiones materiales nos permite poder apreciar las cosas verdaderamente invaluables: el calor de tus seres queridos, una sonrisa, un día soleado, un ‘te quiero’ y apuesto que aunque no tengas una cuenta bancaria de diez cifras eres rico en afecto y en talento.