Cuando comenzamos una relación, todos tenemos una idea de eternidad y creemos firmemente que estaremos con esa persona durante toda la vida. Sin embargo, apenas bajan los niveles de las hormonas de la felicidad y comenzamos a conocer realmente a esa persona con todas sus virtudes y defectos, podemos notar que no todo es color de rosa. Para muchos es difícil establecer cuando una relación ya no tiene más que ofrecer o se está convirtiendo en algo dañino. Aprende a identificar estos signos y cómo saber si tú relación no está funcionado.

pensamientos personales de la vida
pensamientos personales

1. Uno de los dos siempre tiene excusas para evitar el tiempo juntos: ya sea llenarse de trabajo,
compromisos sociales, decir que está enfermo… cuando compartir tiempo juntos deja de ser
una prioridad y pasa a segundo plano, es posible que hayan comenzado los problemas.

2. Cada vez les cuesta más hablar sobre si mismos: Hablar a tu compañero de lo que piensas, de
lo que haces a diario e incluso de lo que comes es saludable, pues conversar es una forma de
compartir nuestra vida con otros. Cuando tu compañero y tú no logran que fluya la conversación
o no es capaz de despertar el interés en el otro puede que existan problemas en la relación. El
silencio ocasional no es malo, pero si sus conversaciones están plagadas de silencios incómodos
y sepulcrales, entonces la relación puede estar en peligro.

3. Ya no son detallistas: hacer cosas pequeñas y agradables el uno por el otro es parte de una
relación sana; pero cuando esos detalles decaen y cesan casi por completo es momento de
preocuparse pues es posible que los sentimientos por la pareja puedan estar cambiando.

4. Pelean por pequeñas cosas: Es normal que una pareja discuta en determinados momentos,
pero si los ánimos se caldean hasta por los más pequeños detalles y pelean por cualquier
detalle, es posible que la relación esté llegando a su fin.

5. Su vida sexual cambia dramáticamente: Si encuentras que el nivel de afecto en la relación se
ha reducido drásticamente, suele ser una señal de advertencia importante. Si evitas un beso, un
abrazo de despedida o si la frecuencia de relaciones sexuales disminuye puede ser un signo de
advertencia.

Si cualquiera de estas señales de advertencia te parece familiar, toma un momento para considerar
lo que puede estar causándolo. La mayoría de los problemas pueden resolverse si ambas partes están
comprometidas y dispuestas a trabajar en la relación. Sin embargo, si notas que no estás interesado
en seguir una relación a largo plazo, lo mejor es ser honesto acerca de tus sentimientos con tu pareja y
poner fin a la relación.

Pensamientos: Cómo saber si tu relación no está funcionando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *