Pensamientos de amistad: Cuando un amigo se va

Hacemos muchos amigos a lo largo de nuestra vida, pero sólo unos pocos se convierten en personas realmente cercanas. A veces perdemos el contacto, otras tantas la vida toma diferentes caminos, hay discusiones irreconciliables e incluso, puede ser por causa de una muerte prematura. Al final, hay muy pocas personas que pueden ostentar el título de mejor amigo durante mucho tiempo. Perder un amigo cercano siempre es una situación dolorosa, que puede resultar difícil de manejar. Es por ello que estos pensamientos de amistad dedicados a las amistades perdidas resultan útiles, pues funcionan como una forma de hacer catarsis y hasta ver el momento desde otra perspectiva. Perder un amigo es sin duda uno de los momentos más fuertes de la vida y vale la pena recordar con cariño esos momentos maravillosos que compartieron para poder decir adios de una vez por todas.

 

 

 

pensamientos de amistad

cuando un amigo se va

Muchas personas son capaces de dejar huellas en tu memoria, pero aquellos que dejan su marca en tu corazón son los realmente valiosos.

Cuando un amigo muere, sin importar su edad, se lleva una parte de nuestros corazones al cielo para atesorarla para siempre.

Los veraderos amigos son aquellos que se han instalado en tu corazón y no lo abandonan aunque dejen de verte por un rato. Aunque los años pasen, cuando se reencuentran es como si nunca se hubiesen separado.

Todos los amigos reales son para siempre. Aunque no vuelvan a verse o hablarse, seguirán habitando en tu memoria,

Nosotros escogemos confiar nuestros secretos en un amigo, pero es su decisión probar si nuestra decisión fue la correcta.

A medida que crecemos no perdemos amigos, sencillamente descubrimos quienes eran los verdaderos.

No se qué es más doloroso: perderte o saber que no puedo hacer nada para remediarlo. Tu partida deja mi vida vacía, pues más que un amigo fuiste un hermano del alma.

Cuando recuerdo todo lo que vivimos es cuando más me dueles, porque una parte de mi quería creer realmente que eras más que un amigo, que eras mi hermano.

Un amigo te acompaña en las fiestas, un hermano te cuida cuando estás enfermo. Un amigo escucha tus más íntimos pensamientos, un hermano te cuenta sus secretos. Un amigo te abandona, te traiciona, un hermano siempre está contigo.

Si las lágrimas y los recuerdos pudieran convertirse en una escalera, no dudaría en subir al cielo para traerte de nuevo a casa.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Espero que mi partida te sirva de lección para que seas un verdadero amigo para la próxima persona que cruce tu camino.

 

Más pensamientos
  • Afrontar las dificultades diarias
  • Pensamientos de Felicidad: El mejor momento para ser feliz es ahora
  • Perdonar es importante
  • Pensamientos de reflexión: aceptar los cambios
Déjanos tu comentario

Deja tu comentario

Nombre:
E-mail:
Sitio web: (Opcional)
Comentario: