Cuando era adolescente noté que mis padres apenas tenían un par de amigos cada uno; en
aquel momento solía pensar que yo nunca sería como ellos y que siempre tendría un montón
de amigos, un grupo inmenso que siempre estaría a mi lado. Los años han pasado y poco
a poco me parezco más a mis padres, pues puedo decir que tengo pocos amigos. Y esto es
porque la experiencia enseña que conocidos son muchos, pero amigos verdaderos son muy
pocos. Aprender a distinguir un buen amigo puede ayudarte a conservar aquellos valiosos y
sinceros y no desperdiciar tiempo en amistades superficiales y engañosas.

Pensamientos de amistad Saber distinguir a un buen amigo
Pensamientos de amistad

Cuando estamos jóvenes creemos que todas las personas que son simpáticas, con las que
tienes un interés en común son los mejores amigos; de hecho, parece que siempre están a
tu lado por lo que reconocer a los amigos verdaderos puede parecer difícil. Sin embargo, la
principal cualidad de un amigo es Honestidad. Una persona honesta y sincera siempre te dirá
la verdad, aunque te duela y te arranque algunas lágrimas. Un amigo verdadero será honesto
contigo y consigo mismo, es coherente con sus acciones y palabras por lo que nunca te
involucraría en problemas.

No confundas aprobación y adulación con lealtad. Si alguna de las personas que consideras
tus amigos aprueban completamente todo lo que haces o dices, nunca tienen una crítica
constructiva para ti y nunca te aconsejan aunque tú mismo sepas que lo que haces no está
bien; entonces no son tus verdaderos amigos. Un amigo sincero es capaz de evitar que
cometas algún acto del que puedas arrepentirte y siempre te guía por el mejor camino; puede
incluso actuar como tu conciencia de ser necesario.

Se dice que en las situaciones amargas es cuando se conocen a los amigos reales, y esto
es muy cierto. Es fácil estar siempre con una persona alegre, equilibrada y despreocupada;
así que recuerda a esas personas que están para ti cuando estás triste, cuando pasas por
una situación delicada. Esas que te invitan a salir aunque no tengas dinero, la persona que
te acompañó en un momento difícil y que, a pesar de que puedan pasar meses sin hablar
porque están muy ocupadas, siempre tienen un minuto para llamarte y desearte un buen día.
Piensa en cada una de esas personas. Tal vez sean pocas, y con los años irán disminuyendo
pero tendrás la certeza de que puedes contar con ellas pase lo que pase, así que cuídalas y
se recíproco. No hay nada más valioso que un verdadero amigo.

Pensamientos de amistad: Saber distinguir a un buen amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *